December 03, 2021 by Qonto España

Comparativa de la tarjeta de crédito virtual más adecuada para tu empresa

Para pagar en Internet se han extendido enormemente las tarjetas virtuales. Se trata de una opción muy interesante a nivel de seguridad. En este artículo te damos más información sobre ellas: cuáles son sus características, ventajas y desventajas, qué bancos las ofrecen, cómo se generan, etc.

Tarjetas virtuales Qonto

Qué es una tarjeta virtual

Las tarjetas virtuales son aquellas que no tienen un formato físico. Como podrás observar, su forma o apariencia es la misma, con su correspondiente número, código de seguridad, etc. Sin embargo, no se pueden tocar… ni robar, de ahí su fortaleza. Pueden funcionar como tarjetas de crédito o de débito, aunque es mucho más habitual de la segunda forma. Se han lanzado como opción ideal para hacer pagos seguros en compras por Internet y están al alcance de cualquier usuario, puesto que su coste suele ser gratuito o, en todo caso, muy bajo. 

Características comunes a este tipo de tarjetas

Su uso mayoritario es para hacer compras por Internet, pero los bancos que han desarrollado aplicaciones móviles de tipo ‘wallet’ también dan la posibilidad de pagar productos y servicios con ellas en TPVs físicos.

Descubrir las tarjetas virtuales

Particularidades de las tarjetas virtuales

Suelen funcionar en método prepago; para poder pagar con ellas puede ser preciso recargarlas, o mejor dicho, ‘precargarlas’ antes. Lo más habitual es hacerlo a través de los servicios de banca online, pero los bancos clásicos también dan la posibilidad de hacerlo en cajeros automáticos y oficinas. Además, suelen tener un límite de recarga. Cuentan con un número y código únicos, de tal manera que se puede generar una tarjeta cada vez que se hace una compra, eliminándola después si se desea. Pueden funcionar a crédito a débito, siendo más común lo segundo; y pueden estar protegidas por los mismos seguros clásicos de las tarjetas a las que van asociadas.

Qué ventajas tiene una tarjeta virtual

Estas tarjetas ofrecen algunas ventajas adicionales a las físicas. La más importante es su mayor seguridad para pagos online, en concreto, frente a casos de phishing o robo de datos. Si pensamos en una tarjeta clásica, éstas tienen siempre el mismo número y el mismo código de seguridad. Por tanto, si un hacker roba dichos datos una vez, podrá usarlos en otras ocasiones para sus intereses. Sin embargo, la versión virtual es capaz de generar un número y un código CVV para cada compra. De esta forma, si un hacker roba los datos de una tarjeta virtual, no podrá aprovecharse de ello para otros usos.

Esta seguridad para comprar por internet es extensible también a la modalidad de compra telefónica, puesto que es un sistema de protección ante el peligro de que la llamada esté siendo escuchada o grabada por una tercera persona.

Otra de las ventajas de este producto virtual es la inmediatez que ofrece: se pueden precargar al instante y en cualquier momento, para realizar pagos inmediatos y seguros. Es decir, se puede hacer un prepago y, acto seguido, proceder a su eliminación.

Principales desventajas de estos productos virtuales

Cómo no, también es importante tener en cuenta algunos puntos débiles de estos medios de pago virtuales. Por ejemplo, que no se pueden considerar alternativas a las tarjetas de crédito, puesto que la mayoría de casos funcionan a débito, así que salvo excepciones sólo permitirán pagar cuando haya saldo en ella. Además, si tu banco no ha desarrollado una app móvil, esta tarjeta no será válida para pagos de productos o servicios en los TPV de los comercios.

La tarjeta virtual de Qonto

Por nuestra naturaleza digital, Qonto es una de las entidades bancarias que más apuesta por este medio de pago seguro y online.

Tarjetas virtuales vinculadas a la cuenta Qonto

Podrás pedir tarjetas virtuales con cualquiera de los planes de Qonto, lo cual es un elemento diferenciador respecto a otros bancos. Son tarjetas de débito no materiales vinculadas al saldo de la cuenta corriente de empresa. Destacan por ser productos sin comisión de mantenimiento ni apertura, que se genera inmediatamente y se elimina con un clic.

Abrir cuenta Qonto

Otras tarjetas virtuales: BBVA

Además de las tarjetas virtuales de Qonto, otros bancos también ofrecen a sus clientes esta solución ideal para comprar por Internet o en cualquier ámbito físico si la descargas en tu móvil. Así que a continuación te ofrecemos información y datos detallados sobre estos productos. 

BBVA

Este banco, muy volcado en los productos virtuales, fue uno de los primeros en apostar por estas tarjetas. No cobran comisiones ni por emisión ni por mantenimiento. Su límite de recarga es de 600 €, y se puede realizar tanto a través de su web como de los cajeros automáticos propios, en las oficinas o en su servicio telefónico a clientes.

Bankia

Este es otro de los bancos que facilita este producto a sus clientes, quienes lo pueden contratar online. No obstante, para poder operar con su tarjeta virtual, es imprescindible tener descargada en el móvil la App Bankia Wallet. El límite preestablecido en ella es de 1500 €.

ING

En este caso, la tarjeta virtual de ING es la que utiliza su servicio Twyp, el servicio de pago por móvil asociado a Apple Pay y Google Pay. Dado que este banco cuenta con pocas oficinas físicas, promueve mucho sus canales digitales, como este. Una de las ventajas es que no solo permite pagar en comercios, sino también ‘sacar’ dinero de ellos: principalmente supermercados y gasolineras.

Sabadell

A diferencia del resto de casos, las tarjetas virtuales no están entre los productos que ofrece el banco en este momento, ni a particulares ni a empresas. 

Santander

El banco Santander también ofrece este producto a sus clientes, pero no a empresas sino a particulares. El nombre que recibe es e-Cash y lo enfocan principalmente para el pago seguro de compras por internet. Sus principales condiciones son: primer año gratuito y 9 € a partir del segundo año si no se realiza un mínimo de 3 compras anuales. La recarga es gratuita y se hace en sus cajeros automáticos, oficinas, banca telefónica, app móvil y web.

CaixaBank

El nombre que reciben aquí estos medios de pago virtuales es CaixaBankWallet. Está libre de comisiones y se puede vincular tanto a cuentas como a una tarjetas físicas. Va dirigido a clientes particulares de CaixaBankNow. Permite activar la tarjeta para una compra puntual o incluso por un periodo limitado de 20 minutos.

Abanca

En esta entidad, las tarjetas son gratuitas, sin comisión de apertura ni de mantenimiento. Para poder crearlas es necesario ser usuario del servicio online Banca Electrónica Particulares o Empresas, y tener además una tarjeta, ya sea de débito o de crédito. 

Caja Rural

Esta entidad también cuenta con la versión virtual de sus tarjetas, en este caso de Mastercard. La indican expresamente para comprar por Internet y se puede recargar a través de su web oficial o bien en los cajeros automáticos de la red. Se trata, entonces, de tarjetas prepago que funcionan mediante recarga previa con un límite fijado por el banco. Entre las condiciones más flexibles para el usuario está el límite de dicha recarga: 3000 €.

Unicaja

Gestionable a través del servicio de banca electrónica y disponible de manera inmediata. Estas son dos de las condiciones de la tarjeta virtual de Unicaja, que no cobra ninguna comisión por ella: es gratuita y permite la creación de tantas tarjetas como compras online se vayan a realizar. 

Bankinter

Este banco fue uno de los pioneros en ofrecer este servicio seguro en España. Lo hace a través de uno de sus productos digitales: Bankinter Wallet, que permite llevar todas las tarjetas de crédito y de débito en dicha aplicación móvil. Por tanto, permite tarjetas virtuales de ambos tipos, generándolas en cada ocasión para un solo uso con el mismo PIN.

Kutxabank

Esta entidad ofrece la posibilidad de generar tantas tarjetas como el cliente desee, sin cobrar por ello comisiones. Entre las condiciones más interesantes de todas ellas está el límite variable y flexible de cada una, que van vinculadas a una tarjeta en concreto.

Cajamar

Esta entidad ofrece tarjetas virtuales a los clientes con cuentas particulares, pero toda la operativa es online: se deben crear a través de la Banca Electrónica. Las llama tarjetas e-Shopping, por lo que están enfocadas a pagar por Internet. Y son gratuitas, sin comisión por emisión ni mantenimiento.

PayPal

Si tienes una cuenta de PayPal, en el futuro podrás contar también con tu tarjeta virtual de Mastercard, puesto que actualmente está en fase de prueba como medida de seguridad contra el phishing.

En resumen, las tarjetas virtuales se han convertido en productos muy extendidos y apreciados por la seguridad que ofrecen en compras a través de internet, y por su fácil uso y bajo precio. Y si aún tienes alguna duda al respecto, puedes solicitar más información acerca de cómo conseguirlas escribiéndonos a hola@qonto.eu o en nuestra página dedicada a las formas de pago.