February 21, 2020 by Qonto

¿Qué gastos desgravables para autónomos hay y cómo deducirlos?

Una de las ventajas que tienen los trabajadores autónomos de cara a su emprendimiento es que hay ciertos gastos relacionados con su ocupación que pueden ser deducibles.

¿Te interesa?

Qonto es la cuenta perfecta para tu negocio.

Abrir cuenta

Una de las posibilidades o ventajas que tienen los trabajadores autónomos de cara a su emprendimiento es que hay ciertos egresos relacionados con su ocupación que pueden ser deducibles y por tanto, que ayudarán de alguna manera en su economía. Sin embargo, si se está en el proceso de desgravar gastos autónomo, se puede incurrir en el desconocimiento sobre qué se puede deducir y qué no. Con lo cual, es muy importante ser consciente siempre de cómo funciona el proceso, y de cuáles son los gastos desgravables autónomos para no caer en el riesgo de recibir alguna sanción, si esta labor no se ejecuta de la manera correcta. ¿Mi actividad puede deducirse? En este artículo hacemos un resumen de gasto en cada caso

Gastos deducibles renta autonomos

Si hay algo que seguramente ningún autónomo pasa por alto es rendirle cuentas a Hacienda al final de cada trimestre. Es en este mismo momento en el que corresponde contabilizar algún ticket o factura, para empezar a poner en orden los gastos deducibles. Sobre esta premisa, hay que tener en cuenta las siguientes consideraciones:

Desgravar gastos autónomo: desgravar significa que es posible deducir parcial o totalmente el impuesto. Por lo tanto, los gastos deducibles son aquellos que se le restan a los ingresos brutos para obtener el beneficio y quedar exento del gasto de los impuestos. En el momento de realizar la debida deducción, Hacienda aplica de manera distinta lo que concierne al IVA, que es el impuesto de valor añadido, y al IRPF, o impuesto de la renta de las personas físicas.

Gastos desgravar autónomo IVA: básicamente, sobre este impuesto Hacienda señala que sólo serán deducibles aquellos gastos vinculados directamente a la actividad que realiza el autónomo, y que, evidentemente estén documentados de forma correcta o justificados. Además, es necesario su registro de forma contable. Es importante aclarar, que no todo este tipo de impuesto soportado (el que paga un autónomo para poder adquirir sus productos) es deducible.

Gastos IRPF: todos los autónomos que se encuentren en estimación directa pueden incluir los gastos deducibles en este tipo de impuesto, siendo posible que prácticamente cualquier gasto sea deducible. Aquí radica la importancia de poderlos tener bien documentados y justificados.

En cuanto al tema de los requisitos para que se aplique el IRPF, volvemos al punto de que los debidos gastos estén relacionados al servicio o actividad que el autónomo ejecuta, aunque muchas veces resulte complicado diferenciarlos. Además de esto, si hay un procedimiento que todo autónomo tiene que seguir estrictamente es solicitar factura de cada gasto que realiza para su debida justificación, así como estar registrado en el libro contable.

¿Qué gastos desgravables autónomos hay y cómo deducirlos?

Como hemos visto, podemos ver a gran escala que como autónomo es posible deducirse cualquier egreso que esté relacionado directamente con la labor que ejecuta como profesional. Por lo tanto, la manera en la que éste desarrolle sus servicios y los medios que utilice será un factor determinante para poder desgravar gastos autónomo.

Entre los gastos de trabajo, no se comprende la vivienda (si se tiene que trabajar desde casa) ni cualquier gasto vinculado a la formación. La ley dice que si eres autónomo puedes deducirte solo los gastos listados a continuación.

Será imprescindible presentar la factura de cada servicio para desgravar el IVA; y algunas se podrán deducir como egreso si se dispone del ticket. Demos un vistazo a los principales gastos deducibles renta autonomos.

Materias primas/material de oficina: en esta lista se incluye todo el material que un autónomo necesita para llevar a cabo su negocio. Por ejemplo, los bienes de consumo básicos para ejercer este tipo de actividades: la compra de mercancía, libretas, bolis, tarjetas de visita, carpetas, gasolina, entre otros inherentes a su actividad.

Dietas: entra dentro de los gastos relacionados con la actividad del autónomo, por ejemplo, una reunión que éste tenga con un cliente a la hora de comer. Evidentemente, hay algunos casos que tienen mayor o menor sentido, por tanto hay que ser muy cuidadoso a la hora de justificar las dietas como gastos para desgravar autónomo.

Móvil o teléfono para trabajar e internet: es desgravable la adquisición de un teléfono, si se puede demostrar un uso con fines exclusivamente profesionales. Una actividad que puede requerir los servicios de un teléfono puede ser el contacto con clientes y proveedores, entre otros. El pago mensual del teléfono también se toma en cuenta como un deducible. Además, debes saber que puedes deducir la factura a internet, pues hoy en día es prácticamente imprescindible para el ejercicio de las actividades de la mayoría de autónomos.

Cotizaciones por pagar a seguridad social: al contratar trabajadores es posible deducir las cotizaciones o pensiones que se pagan en Seguridad Social, además de la aportación de contingencia y la cuota del RETA.

Seguros de enfermedad: es posible desgravar las primas de seguros para su propia cobertura, las de su cónyuge e hijos menores de 25 años que se encuentren viviendo con el contribuyente. Hay un límite por persona de 500 euros que aumenta a 1500 en caso de discapacidad.

Adquisición, reparación y conservación de bienes materiales, ordenadores, complementos informáticos como por ejemplo, impresoras o discos duros, cables de memoria, el dominio y diseño de la página web, así como su hosting y licencia de software, publicidad en adwords y otros relativos a este sector. Es muy importante comprender a fondo que ante algunos de estos insumos que un autónomo necesita adquirir, hay que estudiar muy bien ciertos estatutos y normas que puedan establecerse de cara a alguno de ellos para no sobrepasar lo establecido.

Gastos financieros y servicios profesionales independientes: también se incluyen los gastos para notarios, abogados, mediadores, entre otros inherentes al servicio del autónomo, así como es posible desgravar intereses de deudas y préstamos que se hayan realizado para hacer uso de capital ajeno. Además, en ocasiones los gastos relativos al transporte (en especial, puedes deducirte los relacionados con el coche o con tu vehículo personal) pueden ser también deducibles.

Dentro de los gastos desgravables autónomos, estos son algunos de los más destacables. La clave para hacer la debida desgravación de cada actividad es la información. Estar informado sobre el régimen al que adhiere tu empresa y estar al día con los documentos y todo lo concerniente el proceso es vital para tu éxito.

¿Conoces Qonto?

Qonto es la única cuenta online dedicada exclusivamente a pymes y autónomos

Probar Qonto