September 25, 2020 by Qonto

Cómo conseguir una tarjeta de crédito virtual

Las tarjetas virtuales están concebidas para comprar por internet, contar con dinero virtual y poder realizar todo tipo de operaciones. Te contamos cómo hacerte con una y cuáles son sus ventajas y usos habituales.

¿Te interesa?

Qonto es la cuenta perfecta para tu negocio.

Abrir cuenta

Si tienes problemas con tus tarjetas de crédito, tarjetas prepago o con la tarjeta vinculada tu cuenta, no dudes en apostar por la alternativa de una tarjeta de crédito virtual para poder realizar tus compras con tu dinero con mayor comodidad y seguridad. Las tarjetas virtuales online son adaptables a tu cuenta business. Para profesionales, funcionan como una visa o mastercard y también como complemento a tu opción de negocios que tienes en tu banco habitual.

Cómo conseguir tarjeta de crédito virtual

Si te has preguntado en alguna ocasión cómo conseguir una tarjeta de crédito digital (o virtual) puede ser porque tu tarjeta Visa o Mastercard habituales no te ofrecen todo lo que necesitas para cubrir y gestionar tus compras como autónomo o tu pyme. Las tarjetas virtuales están concebidas para para hacer compras, contar con dinero virtual y poder realizar todo tipo de operaciones. En el siguiente apartado te contamos cómo conseguirla.

Las tarjetas virtuales de Qonto

Qonto es un banco digital especializado en pequeñas y medianas empresas. Uno de los puntos fuertes de la cuenta negocios online de Qonto son sus tarjetas físicas y virtuales. No son tarjetas de crédito virtuales, sino de débito (la forma de tarjeta más usada); por tanto, si estás buscando cómo crear una tarjeta de crédito virtual, será importante tener en cuenta la diferencia entre 'crédito' y 'débito'. Si lo que quieres es pedir una tarjeta online (cómo tener una tarjeta de crédito o débito) lo ideal es abrir una cuenta en un neobanco como Qonto, pues no se necesitará desplazarse a una oficina para hacerlo. Con los servicios bancarios digitales, puedes pedir tarjetas desde la aplicación y recibirlas en unos días o al instante, en el caso de las tarjetas virtuales.

Cómo obtener una tarjeta de crédito virtual

Lo más recomendable es que te pongas en contacto con tu entidad. En España, la ofrecen: BBVA, Unicaja, Bankia, Banco de Santander, La Caixa, Openbank, Bnext, Revolut, Rebellion, Twyp y Boon. 

Para solicitar una o varias tarjetas solo tienes que entrar en la web correspondiente y solicitar la tarjeta que más te convenga. En el caso de las entidades financieras, se te solicitará tener una cuenta asociada. Si apuestas por el resto de alternativas, también necesitarás crear la cuenta correspondiente en estos servicios para hacer el cargo y pedir tus tarjetas (sin embargo, el proceso de apertura de cuenta suele ser menos costoso y todos los interesados pueden hacerlo a través de internet).

En el proceso se te solicitarán tus datos personales y se te especificarán cuáles son las modalidades disponibles. Igualmente, podrás saber cómo recargarla o conectarla a tus datos fácilmente.

¿Tiene comisiones?

Dependerá del banco, de las recargas, del uso de los cajeros de la red de la entidad que debas realizar y de otro tipo de aspectos. Igualmente, lo más habitual es que sean mínimas, por lo que una tarjeta virtual siempre supondrá un cierto ahorro frente a una tarjeta física, a la hora de hacer una compra. Existen versiones gratuitas o de muy bajo coste. Busca la que más se amolde a tus necesidades.

¿Por qué deberías crear tarjeta de crédito virtual?

Sería interesante, ante todo, que analizaras cómo llevas a cabo los pagos habituales de tu pequeña empresa o cómo gestionas tus pagos como autónomo. Además, es esencial distinguir entre dos tipos básicos de tarjeta.

Tarjeta de crédito

En el caso de las virtuales puede ser confuso pues, como sabrás, la entidad emisora añadirá al límite de uso que le pongas un tope de crédito que tendrás que pagar con un interés más elevado.

Tarjeta de débito

Se las denomina también tarjetas prepago porque solo podrás gastarte el dinero que tengas o que hayas recargado específicamente. Sin duda alguna, esta es la mejor opción para que controles exactamente lo que gastas y puedas llevar una gestión más acertada de tu economía.

¿Una tarjeta virtual es más eficaz que una tarjeta física?

Sí. Entre otras cosas porque no es necesario llevar una tarjeta virtual siempre contigo. Podrás hacer pagos igual de seguros que con una tarjeta física, y te cambiarán tu forma de de comprar por internet. Al conocerse sus datos por parte de sus usuarios principales, se puede ahorrar tiempo, por ejemplo, a la hora de hacer compras por internet, contratar algún servicio o pagar alguna factura.

Ventajas de tu tarjeta de crédito virtual

Con este tipo de tarjetas, puedes llevar todos los datos en la app correspondiente de tu teléfono que bien puede ser compartida por los empleados que trabajen para ti. Además, recuerda que podrás hacer todo tipo de compras por internet e incluso pagar en tiendas físicas a través del sistema contactless. Y por si fuera poco, en muchos casos, la tarjeta virtual suele ser una alternativa gratuita, dependiendo del tipo de cuenta que tengas contratada.

Igualmente, al crear tarjeta de crédito virtual también disfrutarás de la cobertura necesaria en lo que respecta al fraude. Además, las tarjetas virtuales también disponen de un código CVV concreto y con una clave de un único uso que te permite aumentar la seguridad de tus transacciones. Así, podrás sacarle el máximo partido posible a una alternativa más que interesante que no por poco conocida deberías dejar pasar por alto. 

¿Se puede usar como tarjetas de empresa?

En el mundo de la tarjeta virtual, Existe la modalidad business, que depende de una cuenta negocios, suele ser gratuita y apenas soporta comisiones. Puede ser superior a la tarjeta física en ciertos contextos y te ayuda a controlar tu economía. Sus ventajas son, como has comprobado, más que recomendables.

Esperamos haberte aclarado cómo obtener una tarjeta de crédito virtual para profesionales. Asóciala a tu cuenta negocios y comienza simplificar la gestión de tu empresa.

Usar tarjetas virtuales es apostar por la modernidad, la facilidad de uso, el control detallado de tus cuentas y la adaptabilidad, para que te sea siempre mucho más sencillo hacer que tu empresa siga el ritmo de los tiempos que corren. Seguro que no tardarás en descubrir las indudables virtudes de una opción que te ayudará a poder pagar todo lo que necesites en cualquier momento y sin depender de nada, salvo de llevar en tu teléfono móvil una aplicación. Busca ya la información que necesitas para comenzar el proceso que lleve a modernizar el pago de tus gastos como autónomo o PYME, gracias a las tarjetas virtuales.

¿Te interesa?

La cuenta Qonto para pymes y autónomos ofrece hasta 5 tarjetas virtuales.

Probar Qonto