August 07, 2020 by Qonto

Los gastos deducibles para sociedades: legislación y datos de interés

Gestiona los gastos deducibles de tu empresa con el banco digital para empresas Qonto.

¿Te interesa?

Qonto es la cuenta perfecta para tu negocio.

Abrir cuenta

La gestión de la fiscalidad es un desafío para muchas empresas, independientemente de su tamaño. Esto tiene que ver con el Impuesto de Sociedades, que grava las actividades lícitas de cualquier sociedad en España y es independiente del IVA.

En este artículo, te decimos qué tipo de gastos son deducibles del mencionado impuesto, las razones que hacen que eso sea así y la legislación que rige al respecto.

También te explicamos a continuación cómo puede ayudarte de la fintech corporativa y banco digital para empresas Qonto son en lo que se refiere a la gestión de gastos de empleados (deducibles y no deducibles) para empresas.

Deducciones: lo que establece la ley

En España, cualquier sociedad, asociación y fundación está obligada a pagar el Impuesto de Sociedades. Lo mismo puede decirse las Sociedades Limitadas y las Unipersonales, entidades conformadas por autónomos. Este impuesto grava las rentas obtenidas por las personas jurídicas con domicilio fiscal en territorio español.

Pese a que no es posible eximirse de las obligaciones fiscales, hay cierto tipo de gastos que pueden deducirse de impuestos. Debido a ello, las empresas tienen la posibilidad de reducir su base tributaria imponible.

La Ley 27/2014, de 27 de noviembre, nombra expresamente los gastos que no se pueden deducir de impuestos. Por consiguiente, los deducibles quedan a merced de los requisitos que exponemos a continuación.

1. Inscripción contable

Los gastos deducibles del Impuesto de Sociedades deben estar contabilizados en la cuenta de pérdidas y ganancias. Solo en ciertos casos son válidos para deducción los que aparecen en la cuenta de reservas, como los elementos patrimoniales.

2. Imputación según el período impositivo en que se devenguen y correlación de ingresos y gastos

La normativa detalla que un gasto será deducible si puedes demostrar que se ha realizado en el ejercicio de tu actividad económica y no en asuntos propios. También debes poder comprobar que se trata de un pago necesario para la obtención de ganancias.

Por su parte, aunque lo ideal es que la imputación se ajuste al período de devengo, hay excepciones. Es posible deducir algunos gastos de forma tardía, siempre que esto no implique pagar una tasa inferior a la que correspondía al inicio.

3. Justificación documental

La Ley 58/2003 General Tributaria establece que es fundamental que la empresa disponga de factura, albarán, presupuesto u otros documentos que correspondan con tal gasto. De lo contrario no podrás deducirlo ante Hacienda.

En resumen, todos los gastos contables de tu negocio que esté bien justificados y sean parte de tu cuenta de pérdidas son susceptibles de ser fiscalmente deducibles, siempre que la ley no determine lo contrario de forma explícita.

¿Qué gastos son deducibles para las Pymes?

El Impuesto de Sociedades es de tipo progresivo, pues están directamente relacionados con los ingresos de la empresa en cuestión. Ya hemos delineado lo que establece la legislación española respecto a las deducciones impositivas. Ahora, descubre cuáles son los principales gastos de tipo deducible, es decir, aquellos que pueden disminuir la base imponible de tu compañía. Estos son los siguientes:

  • por incentivos a la inversión.
  • por actividades de investigación, desarrollo e innovación Tecnológica (I+D+I).
  • por gastos de formación profesional.
  • por conservación y mejora del medio ambiente.
  • por inversión en edición de libros, producciones cinematográficas y Bienes de Interés Cultural.
  • por creación de empleo y contratación de trabajadores con discapacidad.

Además, en última instancia, son deducibles los gastos de relaciones públicas que tengan que ver con la actividad de tu negocio (por ejemplo, las comidas con los clientes e inversionistas). Sin embargo, solo puede deducirse una cantidad que equivalga a un máximo del 1% del importe neto de la cifra de negocios de la empresa. 

También es legal deducir los gastos basados en ciertas costumbres de la empresa(por ejemplo, una cena anual con el personal) y los que tienen relación con la publicidad de tus bienes y servicios.

¿Qué gastos no pueden deducirse?

Para que un gasto sea deducible del Impuesto de Sociedades, debe cumplir con las especificaciones fijadas por la ley que mencionamos en un apartado anterior. Y, por lo general, deben ofrecer beneficios sociales al país.

Esto último no sucede con los donativos, las pérdidas derivadas de deudas y préstamos, los servicios derivados de paraísos fiscales, retribuciones de fondos propios y los gastos imputados a multas o sanciones. En este caso, se consideran gastos no deducibles.

Cómo hacer un control colaborativo de gastos gracias a Qonto

Para optimizar la gestión de este y otro tipo de gastos, es fundamental llevar una buena contabilidad. Hoy en día, existen servicios como los del banco digital Qonto que facilitan en gran manera los procesos. ¿Cómo lo hace?

El sistema de gestión de gastos en equipo de esta fintech le permitirá a tu empresa conceder accesos a la plataforma a cada empleado, según sus cargos y necesidades. Incluido el contable de la empresa, que tendrá un acceso en modo lectura para poder recopilar toda la información de forma autónoma mediante filtros, etiquetas y exportaciones.

De esta forma, los empleados y colaboradores a los que se les permita disponer de los fondos contribuirán a la unificación de todas las operaciones que tengan que ver con el negocio. Aquí se incluyen, por supuesto, los gastos que son deducibles.

Qonto también emite múltiples tarjetas físicas y virtuales para repartir entre los integrantes del equipo autorizados a realizar pagos. Esto supone una gran ventaja en la gestión de los gastos deducibles.

Imagina, por ejemplo, que el personal del área de marketing se reúne a comer con un cliente. Al pagar con la tarjeta de Qonto, se emitirá un aviso por mail o notificación en el teléfono y el pago correspondiente quedará reflejado en el estado de cuenta. El empleado responsable del pago solo tendrá que hacer una foto al ticket con su teléfono. ¡Y listo!

Como la información será visible para tus contables, no perderán contacto con los correspondientes gastos de la empresa, lo que facilitará su consideración en la siguiente declaración.

Por tanto, la cuenta de negocios de Qonto puede ser una gran aliada en la gestión de los gastos deducibles para sociedades como la tuya.

Abre tu cuenta de empresa en 15 minutos

La cuenta corriente Qonto se abre 100 % online, desde tu ordenador. Obtén tu IBAN en no más de 15 minutos y empieza a optimizar la gestión financiera en tiempo récord. Qonto no tiene requisitos de apertura ni de permanencia. Pruébalo gratis.

Abrir cuenta