Business

Ayudas a empresas: cuáles hay y cómo solicitarlas

February 10, 2022 by Qonto España

¿Hace tiempo que te preguntas cómo puedes impulsar tu negocio? ¿Quieres lanzar tu pyme pero no tienes los recursos necesarios? ¿No te ves capaz de mantener a flote tu nuevo proyecto sin un pequeño empujoncito económico? Aquí tienes una idea: aprovecha las diferentes ayudas de las que pueden beneficiarse las empresas.

Al fin y al cabo, en la actualidad estas ayudas son muy variadas y muchas compañías incluso montan su propio departamento de subvenciones. Este es un departamento que está a la altura de otros como el de marketing o ventas, pero que se dedica exclusivamente a rastrear los mejores incentivos y a cursar su solicitud.

En este artículo te explicamos cuáles son las mejores ayudas para las empresas, dónde puedes encontrar información sobre ellas, quién te puede ayudar a conseguirlas y muchas otras cuestiones de interés para tu negocio. Todo lo que necesitas para resistir (y triunfar) en el mundo del emprendimiento.

Tipos de incentivos que existen para empresas

El Estado es el principal interesado en que las pequeñas, medianas y grandes empresas del país prosperen lo máximo posible, ya que este crecimiento repercute en el aumento de la recaudación de las arcas públicas, el fomento del empleo y una mayor riqueza para la economía de sus ciudadanos. Por esto mismo, el Gobierno pone especial atención a la creación de una política constante de incentivos.

Algunas ayudas están destinadas a la puesta en marcha de negocios, mientras que otras van enfocadas a lograr una mejor competitividad en el mercado internacional. También hay ayudas que estimulan la innovación, e incluso existen algunas cuyo objetivo es mantener a flote a compañías estratégicas o pymes en general.

A continuación desglosamos los principales tipos de ayudas que puedes encontrar.

Línea de financiación

Algunas ayudas consisten en líneas directas de financiación, o lo que es lo mismo: créditos concedidos en condiciones muy ventajosas destinados a la financiación de un nuevo proyecto o a la puesta en marcha de una empresa o pyme. En ocasiones son préstamos sin intereses, lo que significa que funcionan como meros pagos adelantados de dinero y que el beneficiario tiene la obligación de devolver la misma cantidad que recibió.

Los importes concedidos en estas líneas pueden ir desde miles de euros a varios millones. De esta manera, estas líneas de financiación minimizan el riesgo inicial y ayudan a asentar de forma sólida las bases del crecimiento empresarial.

Préstamo a fondo perdido

Dentro de la familia de los préstamos, el que se concede a fondo perdido es el más ventajoso, ya que el beneficiario no debe devolver su importe siempre y cuando justifique el destino final de la inversión. Puede considerarse, por lo tanto, una financiación pública sujeta a condiciones.

Avales

Los avales también están relacionados con los créditos. En este caso, la pyme busca financiación por su cuenta y, si para acceder a ella necesita un avalista por el valor el importe solicitado, la Administración Pública respalda la operación. Lógicamente, los avales también están sujetos a unas condiciones muy estrictas que se imponen a las entidades que los reciben para evitar fraudes.

Exenciones fiscales

Para fomentar el ejercicio empresarial, una Administración competente puede bonificar el pago del importe de determinados impuestos. Así ocurre en el caso de cualquier Ayuntamiento con respecto al IBI, en el de una comunidad autónoma con respecto a los impuestos por estancias en alojamientos turísticos o en el del Estado con respecto al IVA y al Impuesto de Sociedades, por poner tan solo algunos de los ejemplos más comunes de exención fiscal.

Bonificación para la formación

Las administraciones públicas también pueden promover cursos de formación entre los trabajadores para mejorar sus competencias y sacar el máximo provecho a sus habilidades. Esto es algo que se suele hacer a través de la formación bonificada, a cargo de la Fundación Tripartita.

Apoyo a emprendedores para la creación de empresas

Como ya se ha apuntado más arriba, tanto las grandes empresas como las pymes son generadoras de riqueza y, por lo tanto, tanto al Estado como a la sociedad les conviene ayudarlas a abundar, resistir y prosperar. Por ello, el apoyo a cualquier solicitud del emprendedor suele estar entre las prioridades de las administraciones, ya que ayudarle a resistir supone incentivar directamente la creación de nuevas sociedades.

Rescate a compañías estratégicas

Aunque es poco habitual y no suele afectar a pymes sino a grandes empresas, otra opción existente es el apoyo a sectores estratégicos como la industria o el transporte. Este tipo de rescates se realizan por medio de la intervención en su capital, a modo de nacionalización temporal (durante unos años específicos) o permanente. De ello se encargan administraciones de nivel estatal como la Secretaría General de Industria o el Ministerio de Hacienda.

¿Qué ayudas hay para autónomos?

Además de las ayudas destinadas a empresas y pymes, es necesario señalar que muchos de estos incentivos también engloban a los autónomos, tengan o no constituida una sociedad. En este sentido, un tipo de ayuda habitual es la capitalización del paro para poder invertirlo en la puesta en marcha de un negocio.

De esta manera, un trabajador por cuenta ajena que ha perdido su puesto puede cursar una solicitud con la que reunir los pagos de la prestación por desempleo a los que tenía derecho y usar este dinero para sufragar los gastos de emprendimiento de su nuevo proyecto profesional, como el alta en el RETA o la adquisición de maquinaria.

Motivos por los que se conceden ayudas económicas

A las Administraciones Públicas les interesa que la economía española funcione, y para ello necesitan que las empresas y pymes prosperen lo máximo posible. Es por esto por lo que identifican debilidades u oportunidades en el tejido empresarial y otorgan subvenciones para ayudarlas a resistir contra adversidades económicas.

Los puntos de la siguiente lista te muestran aspectos que se intentan fomentar desde el Gobierno y en los que tendrás más posibilidades de encontrar ayudas públicas. En algunos casos, son de carácter social, pues las subvenciones también pueden tener el objetivo de reparar injusticias en la sociedad.

  • Innovación y calidad. Las empresas innovadoras que aportan valor añadido a sus productos o servicios suelen ser apoyadas por las administraciones, puesto que generan fortaleza y resiliencia a la economía.
  • Promoción del empleo. Con tal de fomentar la contratación laboral, se pueden otorgar ayudas directas (subvenciones) e indirectas (exenciones fiscales) a aquellas empresas y pymes que amplíen su plantilla.
  • Discapacidad. Se suelen otorgar ayudas a aquellas pequeñas, medianas y grandes empresas que tengan buenas prácticas en la integración de personas con discapacidad, ya sea por la contratación de estas o por su desempeño en el día a día.
  • Políticas de igualdad. Muchas subvenciones tienen como fin el fomento del empleo de mujeres por parte de las empresas y pymes, pero también el establecimiento de un plan de conciliación entre la vida familiar y laboral en el seno de la empresa.
  • Digitalización. La transición digital es un objetivo de todas las administraciones, por lo que se suelen otorgar subvenciones destinadas a aspectos como la digitalización de la actividad económica, la automatización de procesos o el fomento del teletrabajo online, especialmente en el caso del autónomo o la pyme.
  • Medio ambiente. Este es otro de los grandes pilares de la economía del futuro, de modo que se ofrece apoyo a empresas para la reforma eficiente de instalaciones, la promoción de flotas de vehículos eléctricos con cargador en la propia base o el uso de paneles solares, entre muchas otras medidas que luchan por aliviar el impacto industrial tradicional.

Condiciones que se suelen exigir

Ninguna ayuda se otorga a la ligera, y eso es algo que ha de quedarte bien claro siempre que solicites este tipo de incentivos. Unas tienen unos requisitos más exigentes que otras, pero la concesión de cualquier importe siempre implica algún tipo u otro de condicionalidad.

Aquí tienes una lista con alguna de las condiciones más habituales a la hora de pedir ayudas:

  • Estar al corriente de pago con la Seguridad Social.
  • Estar al corriente de pago con Hacienda.
  • Presentar una situación económica saneada.
  • No haber recibido sanciones de tipo legal por malas prácticas en el sector.
  • No superar un máximo de facturación anual, o bien alcanzar un mínimo.
  • Memoria detallada con datos sobre la solvencia del proyecto empresarial.

¿Quién da subvenciones a las empresas?

Encontrar subvenciones y realizar los trámites adecuados para solicitarlas pueden ser tareas realmente dificultosas. Precisamente por eso, ya existen determinados organismos que ayudan a empresas, pymes y autónomos.

Estos organismos no son los encargados de decidir cómo o en qué repartir los fondos y tampoco realizan aportaciones económicas directas. Actúan, sin embargo, como intermediarios a la hora de solucionar dudas, proporcionar información o facilitar los procesos.

Aquí tienes una lista con algunos de los organismos más útiles a este respecto:

  • Cámara de Comercio: su página web es muy útil para estar al corriente de las oportunidades. La cámara está dividida en diferentes especialidades, y cada una de ellas suele tener su propio menú consagrado a subvenciones.
  • Entidades de desarrollo local: a través de ellas se canalizan las subvenciones para empresas del mundo rural, como es el caso de los fondos europeos del programa FEADER y LEADER.
  • Asociaciones sectoriales: aglutinan a empresas y autónomos de diferentes ramas para unir esfuerzos en sus reivindicaciones. Una de las formas que tienen de ayudar es la de proporcionar información y medios de cara a subvenciones públicas.
  • Buscadores y publicaciones: todas las comunidades autónomas, en su propia página web, suelen incluir un buscador de subvenciones o un sistema de alertas que envía un aviso cada vez que surge una nueva convocatoria. Otro ejercicio interesante es el de buscar información en un sitio web especializado en informar sobre subvenciones para empresas a todos los niveles, ya que abundan en internet.

Administraciones que otorgan ayudas directas

Todas las Administraciones Públicas otorgan subvenciones, ya sea a nivel local, autonómico, estatal o incluso supranacional. A continuación listamos las entidades que ayudan a resistir a pymes y autónomos.

Gobierno central

El Gobierno de España es uno de los grandes generadores de ayudas y subvenciones a través de sus diferentes organismos. Aquí se pueden citar como ejemplos los ministerios, en especial los ligados a determinadas actividades económicas y empresariales como la industrial, la turística, la comercial o la innovación.

Puede darse el caso de que el Gobierno haga uso de algunas herramientas para canalizar sus ayudas, como es el caso del Instituto de Crédito Oficial (ICO), dependiente del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital y encargado de la gestión de sus líneas de financiación y aval.

Comunidades Autónomas

También puedes centrar la búsqueda de ayudas en tu propia Comunidad, ya que todas ellas tienen organismos y herramientas similares a los estatales. En el caso de la Comunidad Autónoma de Madrid, con Avalmadrid. Y en el de Cataluña, el Institut Català de Finances.

Estos son dos ejemplos especialmente eficaces, pero absolutamente todas las regiones admiten la solicitud de ayudas para empresas, desde la Comunitat Valenciana a Aragón pasando por Andalucía, Castilla y León o cualquier otra que se te ocurra.

Unión Europea

A nivel comunitario, la Unión Europea también genera una gran cantidad de subvenciones que se destinan a diferentes campos. Uno de los más importantes son sus fondos para el desarrollo rural, pero también fomenta activamente las mejoras medioambientales o la eficiencia en el ámbito agrario.

A menudo, estos programas se canalizan a través de instituciones nacionales o autonómicas que se encargan de la convocatoria y el reparto de los fondos.

Ayudas Covid-19

Las situaciones de crisis se suelen afrontar siempre con un aumento del gasto público y, en consecuencia, de subvenciones que ayuden a la gente a resistir en tiempos difíciles. El mayor exponente de ello ha sido la pandemia de la Covid-19, que ha obligado a las Administraciones a invertir una cantidad ingente de euros en medidas a todos los niveles.

Este es un breve repaso a algunas de las ayudas excepcionales por Covid-19 de las que se benefician empresas y autónomos:

  • Flexibilización de ERTE para facilitar la prestación por desempleo de forma temporal a parte de la plantilla de la empresa o pyme que lo solicite.
  • Flexibilización del acceso al cese temporal de actividad para autónomos.
  • Exención de los pagos de la cuota a la Seguridad Social a autónomos, o reducción en el mes de agosto y septiembre de 2020.
  • Medidas excepcionales para la empresa y la pyme del sector del turismo, uno de los sectores más afectados por la pandemia.

Puede que también te interese...