April 30, 2020 by Qonto España

Cómo realizar el cálculo de cuota de autónomos

Si eres autónomo, tendrás que realizar una aportación mensual a la Seguridad Social. Con esta, se cubre el coste de las prestaciones sociales a la que tendrás derecho en un futuro o ante cualquier eventualidad. ¿En qué consisten? Veamos.

Qonto para autónomos

¿A qué prestaciones sociales tienen derecho los trabajadores autónomos?

Para poder acceder a cada una de las prestaciones sociales, debes cumplir una serie de requisitos. Veamos cuáles son.

Ver subvenciones para autónomos

Prestaciones para formación continua

Un 0.1 % de tus aportaciones a la Seguridad Social se destinan a la formación. Por ahora, la empresa con solo trabajador no podrá beneficiarte de esta prestación social. Se espera que esta situación cambie en un futuro, ya que la retención del porcentaje mencionado se aplica desde el año pasado.

Los autónomos que contraten trabajadores sí podrán aprovechar esta prestación a favor de su plantilla. Sin duda, la formación les permitirá adquirir las habilidades necesarias para ser más productivos en sus funciones de trabajo actuales y asumir nuevos roles en el negocio.

Cese de actividad

El cese de actividad es otra de las prestaciones sociales que la Seguridad provee a los trabajadores. Cada mes, un 0.8 % de tu cuota se destina a este propósito. Su objetivo es facilitar recursos en caso de que tengas que poner fin a la empresa.

Ahora bien, para poder acceder a este apoyo, tienes que haber cotizado en la Seguridad Social durante al menos doce meses y estar al corriente con el pago de tus cuotas. Al mismo tiempo, deberás estar por debajo de la edad ordinaria establecida para la jubilación.

El importe de esta prestación social corresponde al 70 % de tu base reguladora, que se calcula obteniendo el promedio de las bases que hayas cotizado durante los doce meses previos al cese de actividad.

Prestaciones para baja por incapacidad

La Seguridad también ofrece prestaciones para los trabajadores autónomos en caso de incapacidad temporal, es decir, una baja que les impida seguir desempañando su actividad por un tiempo.

Dicho cese puede estar motivado por un accidente ocurrido dentro o fuera del trabajo o una enfermedad contraída durante o después de la jornada laboral. En este caso, el trabajador tiene derecho a recibir un apoyo económico a lo largo de 12 meses, que pueden extenderse hasta 18. Cabe señalar que los trabajadores autónomos que se dan de baja por contingencias comunes (fuera de la jornada laboral) tienen que haber cotizado al menos 180 días durante los últimos cinco años.

Incapacidad permanente

La incapacidad también puede ser permanente. Consiste en una baja indefinida debido a contingencias profesionales, término que hace referencia a una enfermedad contraída en el trabajo y a un accidente laboral. Esto significa que las contingencias comunes quedan descartadas.

Para poder recibir los recursos destinados para este fin, debes estar al día con el pago de tus cuotas. En caso contrario, tienes hasta treinta días de plazo para ponerte al corriente. Además, al momento de la baja, dispones de un plazo de 15 días para notificar a la Seguridad Social. Debes proporcionar los datos de la persona que se encargará de gestionar la empresa en tu representación, o informar si esta enfermedad o accidente te obligará al cese de la actividad por un tiempo o de forma definitiva.

Ahora, hablemos de lo que podrás cobrar si sufres una baja. Si se trata de una contingencia común, podrás acceder al 60 % de tu base reguladora a partir del cuarto día de la baja. Si la incapacidad se extendiera hasta el día 21, percibirás el 75 %. Cuando la contingencia es de carácter profesional, recibirás el 75 % de tu base reguladora al día siguiente de notificar la baja.

Prestaciones por jubilación

Como seguramente sabes, la edad legal de jubilación en España este 2020 es de 65 años y diez meses, aunque está previsto que aumente gradualmente hasta llegar a los 67 en 2027. Sin embargo, también existe una alternativa conocida como jubilación anticipada, que te da derecho a solicitar el cese de la vida profesional antes de cumplir dicha edad, eso sí, sin derecho a recibir la pensión máxima.

Los trabajadores por cuenta propia pueden solicitar esta prestación social dos años antes de la edad legal siempre que estén al corriente con todas sus cuotas, tengan un mínimo de 35 años de cotización y hayan cotizado por lo menos 24 meses durante los quince años previos. Además, el importe de la pensión que recibirán debe ser superior al de la pensión mínima que les correspondería si esperaran a la edad legal.

Cuánto debo pagar al mes

La cuantía de la pensión depende, sobre todo, de la base de cotización y del número de años trabajados durante tu vida profesional.

Ahora bien, ¿cuánto deberás pagar mes con mes a la Seguridad Social? Para saber la respuesta, puedes recurrir a una útil herramienta: la calculadora de cuotas.

Calculadora de cuotas: ¿Cómo funciona?

Determinar la cuantía de tu cuota es muy sencillo cuando utilizas la calculadora.

Rellena los campos con la información solicitada

Para poder hacerlo de la manera correcta, hay que entender bien cómo se realiza el cálculo. Te lo explicamos a continuación.

Tipos de autónomos

Tarifa plana

Quienes se dan de alta como autónomos por primera vez pueden solicitar una tarifa plana durante su primer año. Al elegir la base de cotización mínima, tienen la posibilidad de pagar 60 euros al mes. Por su parte, los que cotizan desde una base más alta pueden disfrutar de una bonificación del 80 % en su aportación a la Seguridad Social. Los mismos términos aplica en el caso de los que han vuelto a ser trabajadores autónomos tras al menos 24 meses de inactividad.

Para los demás, se aplica la cuota de autónomo estándar, que es el resultado de multiplicar dos cantidades entre sí. La primera es la base de cotización, con un valor mínimo es de 944.40 euros y máximo de 4070.10 euros. La segunda es el tipo de cotización, una tasa que este 2020 asciende a 30.30 %. Cuanto mayor sean tus aportaciones mensuales a la Seguridad Social, mejores serán las prestaciones que recibirás.

Casi todas las calculadoras de cuotas son iguales. Para determinar el valor exacto de la cuota de autónomo, necesitas especificar tu condición actual ante la Seguridad, señalando si actualmente eres autónomo, nunca lo has sido, o llevas más o menos de dos años dado de baja. A continuación, deberás indicar la base de cotización, introduciendo una cantidad entre el valor máximo y el mínimo. Por último, tienes que declarar tu edad y género.

Ahora solo tienes que pulsar el botón que corresponda, y aparecerá en pantalla la cuota que debes pagar cada mes a la Seguridad Social.

Ejemplos sobre el cálculo de la cuota de autónomo

A fin de entender mejor qué hay detrás del funcionamiento de la calculadora de cuotas, pongamos algunos ejemplos sencillos.

Imagina que un hombre de 45 años lleva 10 trabajando como autónomo y su base de cotización es de 1500 euros. Tras introducir sus datos, la calculadora multiplicará 1500 x 30.30 %. La solución es 454.50, justo la cantidad de euros que deberá pagar mensualmente a la Seguridad Social.

Otro ejemplo es el de una joven de 24 años que se acaba de dar de alta como trabajador autónomo con una base de cotización mínima, y nunca antes había formado parte de este régimen. En este caso, se multiplicará 944.40 x 30.30 %, lo que arroja un valor de 286.15 euros. El sistema también mostrará la posibilidad de elegir la tarifa plana de 60 euros.

¿A cuánto ascienden las cuotas mínima y máxima?

Teniendo en cuenta que la bases de cotización mínima y máxima son de 944.40 y 4070.10 euros, y que el tipo de cotización consiste en un porcentaje de 30.30 %, podemos determinar que la cuota de autónomo mínima es de 286.15 euros, y la máxima, de 1221.30.

Adicionalmente, como ya se ha mencionado con anterioridad, los trabajadores nuevos y los que tienen más de dos años desde su baja anterior pueden elegir la tarifa plana, que consiste en pagar 60 euros al mes durante su primer año de actividad.

La información sobre el cálculo de la cuota y las prestaciones sociales deberías llevarte a considerar si el importe de tu cotización es el adecuado o sería buena idea hacer algunos ajustes que te permitan ahorrar un poco u obtener mayores beneficios.