El capital mínimo en una Sociedad Limitada

¿Cuál es el capital social mínimo necesario para poner en marcha una Sociedad Limitada? ¿Es posible crear una empresa online de forma sencilla y sin necesidad de avanzar el capital mínimo? Te lo explicamos a continuación...

image

Más de 58 000 emprendedores han creado su empresa con Qonto

Ratings image Ratings image

¿Por qué crear una empresa con Qonto?

Una solución rápida y eficaz

Aprovecha nuestros packs y ahorra hasta 133 € en los gastos de creación de empresa

Nuestros servicios incluyen los honorarios de notaría, el coste del Registro Mercantil, el alta de tu negocio y la cuenta empresa Qonto

Tu empresa lista en 4 días

Qonto te ayuda en 3 sencillos pasos

Crear mi empresa
01

Iniciamos el proceso

✓ Nuestros expertos te asesoran
✓ El notario hace la petición de nombre de la sociedad
✓ El Registro Mercantil la revisa

02

Redactamos los estatutos

✓ Nuestro equipo prepara la escritura
✓ Se firma ante notario
✓ Te damos un NIF provisional

03

¡Empresa creada!

✓ Abrimos tu cuenta Qonto para que transfieras el capital social
✓ Te confirmamos tu NIF definitivo
✓ Te guiamos para que empieces a operar

Crear mi empresa

Todo sobre el capital inicial de una Sociedad Limitada

¿Qué es el capital social?

¿Cuál es el capital mínimo?

Trámites

Administración

El capital social es la suma de las aportaciones patrimoniales (ya sea en forma de dinero o bienes) que los diferentes socios de una empresa aportan a una sociedad mercantil. Esta aportación, por su parte, les otorga un poder sobre la empresa que siempre será proporcional a los valores aportados.

Por lo tanto, el capital social es la deuda que los socios de una empresa contraen de forma permanente. En el eventual de que la sociedad dé por finalizada su actividad, cada socio recuperará la misma cantidad de capital social que invirtió en un principio.

El capital social solo puede estar integrado por participaciones sobre las que los socios tengan total propiedad: dinero, bienes materiales, inmuebles... Un préstamo bancario, por lo tanto, nunca podrá integrarse dentro del capital social, ya que implica que la sociedad contraiga una deuda externa con un organismo financiero.

Si se pretende constituir una Sociedad Limitada, los estatutos han de reflejar el número de participaciones en que se divide el caudal social, el valor nominal de estas, su numeración correlativa y, en caso de que fueran desiguales, el tipo de derecho o derechos que cada una de ellas atribuya y la cuantía o extensión de los mismos.

La Ley de Sociedades de Capital exige para la constitución de las Sociedades de Responsabilidad Limitada un capital mínimo de 3.000 euros (dividido en sus correspondientes participaciones). Esta es una de las grandes diferencias de la SRL con respecto a la Sociedad Anónima, en la que el capital mínimo asciende a los 60 000 euros (dividido, en este caso, en acciones y no en participaciones). No existe importe máximo en ninguno de estos dos tipos de sociedades.

El Notario no podrá autorizar aquellas Escrituras de Constitución cuyo capital sea inferior a este mínimo legal exigido. Tampoco podrá autorizar Escrituras de modificación que reduzcan el capital social por debajo de la cantidad mínima. La única excepción es la formación sucesiva de una Sociedad Limitada, cuando dicha cifra podrá ir incrementándose en las consiguientes fases hasta que la compañía quede completamente constituida.

El capital mínimo de cualquier empresa debe resultar suficiente para completar el plan de negocio en su totalidad. Este "colchón de seguridad", junto con los demás fondos propios, es una medida de solvencia empresarial. Lo que significa que, cuanto más elevados sean los fondos de un negocio, mayor será su solvencia.

La actual Ley de Sociedades de España exige que la constitución de sociedades, ya sean Anónimas o de Responsabilidad Limitada, se haga en Escritura Pública ante Notario. Así, para crear una nueva sociedad es necesario aportar los siguientes documentos:

1. Los Estatutos Sociales.

2. El certificado del Registro Mercantil que acredite la reserva de denominación social. Este certificado corrobora que el nombre de la sociedad es único y que no pertenece a ninguna otra entidad social preexistente.

3. El certificado de la entidad bancaria que acredite el depósito aportado por los distintos partícipes.

Con estos documentos, el Notario redactará la Escritura de constitución de la Sociedad Limitada, que será firmada por todos los miembros fundadores. El último trámite, tras la firma, será llevar esta Escritura al Registro Mercantil para su inscripción, adquiriendo desde ese momento la entidad personalidad jurídica propia.

Al tratarse de personas jurídicas, las sociedades poseen una capacidad de obrar que, a su vez, precisa de personas físicas que se encarguen de su representación legal y de la gestión de las cuentas.

En este sentido, tal y como se recoge de manera general en la Ley de Sociedades de Capital, la administración de una SL admite las siguientes formas:

·Un administrador único.

·Varios administradores actuando de forma mancomunada.

·Varios administradores actuando solidariamente.

·Un consejo de administración, con un mínimo de tres miembros.

Todo sobre el capital inicial de una Sociedad Limitada

¿Qué es el capital social?

El capital social es la suma de las aportaciones patrimoniales (ya sea en forma de dinero o bienes) que los diferentes socios de una empresa aportan a una sociedad mercantil. Esta aportación, por su parte, les otorga un poder sobre la empresa que siempre será proporcional a los valores aportados.

Por lo tanto, el capital social es la deuda que los socios de una empresa contraen de forma permanente. En el eventual de que la sociedad dé por finalizada su actividad, cada socio recuperará la misma cantidad de capital social que invirtió en un principio.

El capital social solo puede estar integrado por participaciones sobre las que los socios tengan total propiedad: dinero, bienes materiales, inmuebles... Un préstamo bancario, por lo tanto, nunca podrá integrarse dentro del capital social, ya que implica que la sociedad contraiga una deuda externa con un organismo financiero.

Si se pretende constituir una Sociedad Limitada, los estatutos han de reflejar el número de participaciones en que se divide el caudal social, el valor nominal de estas, su numeración correlativa y, en caso de que fueran desiguales, el tipo de derecho o derechos que cada una de ellas atribuya y la cuantía o extensión de los mismos.

¿Cuál es el capital mínimo?

La Ley de Sociedades de Capital exige para la constitución de las Sociedades de Responsabilidad Limitada un capital mínimo de 3.000 euros (dividido en sus correspondientes participaciones). Esta es una de las grandes diferencias de la SRL con respecto a la Sociedad Anónima, en la que el capital mínimo asciende a los 60 000 euros (dividido, en este caso, en acciones y no en participaciones). No existe importe máximo en ninguno de estos dos tipos de sociedades.

El Notario no podrá autorizar aquellas Escrituras de Constitución cuyo capital sea inferior a este mínimo legal exigido. Tampoco podrá autorizar Escrituras de modificación que reduzcan el capital social por debajo de la cantidad mínima. La única excepción es la formación sucesiva de una Sociedad Limitada, cuando dicha cifra podrá ir incrementándose en las consiguientes fases hasta que la compañía quede completamente constituida.

El capital mínimo de cualquier empresa debe resultar suficiente para completar el plan de negocio en su totalidad. Este "colchón de seguridad", junto con los demás fondos propios, es una medida de solvencia empresarial. Lo que significa que, cuanto más elevados sean los fondos de un negocio, mayor será su solvencia.

Trámites

La actual Ley de Sociedades de España exige que la constitución de sociedades, ya sean Anónimas o de Responsabilidad Limitada, se haga en Escritura Pública ante Notario. Así, para crear una nueva sociedad es necesario aportar los siguientes documentos:

1. Los Estatutos Sociales.

2. El certificado del Registro Mercantil que acredite la reserva de denominación social. Este certificado corrobora que el nombre de la sociedad es único y que no pertenece a ninguna otra entidad social preexistente.

3. El certificado de la entidad bancaria que acredite el depósito aportado por los distintos partícipes.

Con estos documentos, el Notario redactará la Escritura de constitución de la Sociedad Limitada, que será firmada por todos los miembros fundadores. El último trámite, tras la firma, será llevar esta Escritura al Registro Mercantil para su inscripción, adquiriendo desde ese momento la entidad personalidad jurídica propia.

Administración

Al tratarse de personas jurídicas, las sociedades poseen una capacidad de obrar que, a su vez, precisa de personas físicas que se encarguen de su representación legal y de la gestión de las cuentas.

En este sentido, tal y como se recoge de manera general en la Ley de Sociedades de Capital, la administración de una SL admite las siguientes formas:

·Un administrador único.

·Varios administradores actuando de forma mancomunada.

·Varios administradores actuando solidariamente.

·Un consejo de administración, con un mínimo de tres miembros.

Tarjetas online para tu cuenta de empresa

Tarjeta One

Una tarjeta sencilla, segura y práctica.

Tarjeta Plus

Más libertad, menos compromisos.

Tarjeta X (metal)

Una tarjeta con diseño y ventajas exclusivas.

Gana tiempo y concéntrate en tu negocio gracias a Qonto

Crea tu Sociedad Limitada de forma rápida y sencilla

1 mes gratis - Sin permanencia

Todo sobre el capital social mínimo

¿Qué es una Sociedad Limitada?

Una Sociedad Limitada (SL) es una sociedad de personas en la que la responsabilidad de los socios se limita a la cantidad monetaria aportada. A su vez, esta responsabilidad es solidaria entre los miembros de la misma SL y limitada al capital aportado. Esto significa que los socios de una misma sociedad no tendrán necesidad de responder ante las deudas con su patrimonio personal.

Es una de las diferentes formas jurídicas por la que puedo optar una empresa, y también puede ser llamada Sociedad de Responsabilidad Limitada o SRL. A diferencia de otras formas jurídicas, como por ejemplo la Sociedad Anónima (SA), no es necesario garantizar el pago de gastos y compromisos con los acreedores con derechos de patrimonio propios. Precisamente debido a ello, es la más extendida entre las sociedades de capital.

A su vez, tampoco hace falta que existan muchos socios para constituir un negocio bajo este esquema laboral. De hecho, existen fórmulas de un solo emprendedor como, por ejemplo, las conocidas como unipersonales.

¿Qué otros tipos de sociedades existen?

¿El capital mínimo necesario para poner en marcha una Sociedad Limitada no se ajusta a las necesidades de tu negocio? Entonces, deberías tener en cuenta que existen muchos tipos diferentes de sociedades mercantiles por los que puedes optar, aunque hay tres que suelen ser los más habituales...

1. Sociedad Anónima. El capital de este tipo de sociedades se divide en acciones susceptibles de ser transmitidas libremente más allá de sus socios. Su cantidad mínima de socios es de una persona. El capital mínimo inicial exigido, sin embargo, es de 60 000 €, de los que el 25% ha de depositarse en el momento de firmar la escritura pública de la nueva empresa.

2. Sociedad colectiva. Los socios no solo hacen una inversión monetaria en la empresa, sino que también invierten su propio trabajo, parte del que se dirigirá a la gestión directa de la empresa. La responsabilidad del socio es, además, ilimitada (lo que significa que ha de responder de forma económica en el caso de que el negocio sufra pérdidas). Su constitución no requiere un capital mínimo y puede constituirse a partir de tan solo dos socios.

3. Sociedad comanditaria. Es un caso similar al de la sociedad colectiva, siendo la principal diferencia que pueden existir socios que no se encarguen de la gestión del propio negocio. Existen, a su vez, dos tipos diferentes de sociedad comanditaria: la Sociedad Comanditaria Simple y la Sociedad Comanditaria por Acciones.

¿Cuál es el capital mínimo en otros tipos de empresas?

Existen tipos de empresas que no implican un capital mínimo inicial, mientras que hay algunas que demandan un mayor desembolso que otras... A continuación tienes todos los tipos de empresa y el capital mínimo necesario para ponerlas en marcha.

·Empresario individual: no existe capital mínimo legal.
·Emprendedor de responsabilidad limitada: no existe capital mínimo legal.
·Comunidad de bienes: no existe capital mínimo legal.
·Sociedad civil: no existe capital mínimo legal.
·Sociedad Colectiva: no existe capital mínimo legal.
·Sociedad Comanditaria Simple: no existe capital mínimo legal.
·Sociedad de Responsabilidad Limitada: 3000 €.
·Sociedad Limitada de Formación Sucesiva: no existe capital mínimo legal.
·Sociedad Limitada Nueva Empresa: mínimo de 3000 € y máximo de 120 000 €.
·Sociedad Anónima: 60 000 €.
·Sociedad Comanditaria por Acciones: 60 000 €.
·Sociedad de Responsabilidad Limitada Laboral: 3000 €.
·Sociedad Anónima Laboral: 60 000 €.
·Sociedad Cooperativa: el fijado en los estatutos de la empresa.
·Sociedad Cooperativa de Trabajo Asociado: el fijado en los estatutos de la empresa.
·Sociedad Profesional: depende de la forma social elegida por la sociedad.
·Sociedad Agraria de Transformación: no existe capital mínimo legal.
·Sociedad de Garantía Recíproca: 10 000 000 €.
·Entidad de capital-riesgo: 1 200 000 € (o 1 650 000 € en el caso de que se cree un fondo).
·Agrupación de Interés Económico: no existe capital mínimo legal.

¿Qué tipo de aportaciones son las más habituales?

En una Sociedad Limitada, pueden darse dos tipos de aportes: 1. Aportes realizados en forma dineraria y 2. Aportes efectuados mediante la entrega de bienes de contenido patrimonial (vehículos, locales, etc.). En este último caso, se exige que los bienes sean aceptados y valorados por el resto de miembros fundadores de la empresa.

Las contribuciones dinerarias exigen la apertura de una cuenta bancaria en una entidad financiera, donde quedará depositado todo lo aportado por los socios. El banco emitirá entonces los correspondientes certificados, en los que constarán los datos de cada socio aportante y el importe de la aportación efectuada.

En el supuesto de disolución y/o liquidación de la Sociedad Limitada, los socios serán los últimos en recobrar su aportación patrimonial, ya que antes será necesario satisfacer los créditos de los acreedores. Compensando esta desventaja, la responsabilidad del socio en las deudas sociales de la empresa frente a terceros no es ilimitada y se ciñe tan solo a la cantidad aportada. Su patrimonio personal, por lo tanto, queda a salvo en todo momento.

¿Se puede crear un SL de forma online?

Puedes crear tu Sociedad Limitada de forma totalmente online, evitando desplazarte para abrir tu cuenta de nueva empresa o para depositar el capital social. La única visita que no podrás evitar será a la notaría. De hecho, si decides realizar el proceso en línea, lo podrás completar en tres o cuatro días.

Para crear una SL a través de internet tendrás que completar los siguientes pasos:

1. Determina la forma jurídica de tu empresa y elige si será una Sociedad Limitada, una Sociedad Anónima o una Cooperativa.

2. Obtén la Certificación Negativa a través del Registro Mercantil Central para acreditar que no existe ninguna otra sociedad que lleve el mismo nombre de tu negocio.

3. Deposita el capital social en una cuenta a nombre de tu empresa.

4. Obtén el NIF o Número de Identificación Fiscal a través de la Agencia Tributaria. Será necesario que presentes el modelo 036, una copia de los estatutos y la escritura de constitución. Con todo esto, obtendrás un NIF provisional con el que podrás operar hasta que, como máximo seis meses después, te sea concedido el NIF definitivo.

5. Crea la sociedad ante notario. Todos los socios del negocio deberán firmar la escritura pública.

6. Inscribe la empresa en el Registro Mercantil Provincial pertinente para obtener la competencia jurídica.

7. Solicita el alta en el IAE (Impuesto sobre Actividades Económicas) en la Agencia Tributaria y deja constancia de la actividad empresarial de tu negocio.

8. Legaliza en el Registro Mercantil Provincial los libros de sociedades como el libro diario, el libro de cuentas anuales y el libro de inventarios.

9. Registra los signos distintivos de tu empresa (frases, imágenes, símbolos o palabras) en la Oficina Española de Patentes y Marcas.