September 22, 2020 by Qonto

Las ventajas de una tarjeta de crédito para empresas

Las tarjetas de empresa autorizan a sus titulares a pagar de forma autónoma sus gastos profesionales.

¿Te interesa?

Qonto es la cuenta perfecta para tu negocio.

Abrir cuenta

Las tarjetas de crédito son conocidas por ser un medio de pago que autoriza a sus titulares a realizar distintas transacciones, como pagos y/o retiradas de efectivo. Por lo general son emitidas por instituciones bancarias o de crédito, incluyendo a la banca digital. 

Distribuidas entre sus clientes por las instituciones bancarias, estos instrumentos permiten retirar dinero y realizar pagos con el respaldo de un margen de consumo conocido como límite de crédito. Esta es precisamente la cualidad que les dio su nombre, junto a otras prestaciones y servicios que ofrecen a sus usuarios.

Aunque comúnmente hablamos de 'tarjetas de crédito', es importante hacer la distinción entre este tipo y las 'tarjetas de débito', que son realmente el método de pago más utilizado, pues el importe abonado se retira instantáneamente de la cuenta y esto permite hacer un seguimiento más preciso del saldo disponible en cuenta.

Las tarjetas en el ámbito corporativo

Cuando se trata de negocios, existe un tipo de tarjeta pensado para mantener debidamente separadas las finanzas personales de las corporativas. Esto puede resultar bastante sano, considerando la tendencia a usar el tarjeta personal para adquirir insumos o saldar deudas de la firma, lo cual puede resultar contraproducente.

Usar el crédito personal de esta manera puede entrañar cierto riesgo. De ahí la necesidad de usar medios de pago exclusivos para las necesidades corporativas, como es el caso de las tarjetas para empresa

Las tarjetas corporativas son ideales para pequeñas y medianas empresas, espacios donde las estadísticas indican el uso extendido del crédito personal del dueño del negocio para satisfacer compromisos e imprevistos financieros o del adelanto del dinero personal por parte de los empleados para pagar gastos de empresa (dietas, desplazamientos, etc.). No obstante, si se conocen las necesidades particulares de la empresa y se cumplen ciertos requisitos, se pueden obtener herramientas eficaces mejorar la gestión de tu negocio:

Puedes obtener tu tarjeta de crédito para empresas en la mayoría de instituciones bancarias españolas, como Qonto.👇🏼

Las tarjetas Qonto

Qonto es un banco digital dedicado exclusivamente a pequeñas y medianas empresas. Los diferentes planes de Qonto incluyen varias tarjetas de débito para empleados, gestionables en tiempo real por el administrador de la cuenta. Las tarjetas de débito Qonto existen en tres modalidades, en función del uso que se le vaya a dar, el seguro incluido y los límites de pago. Por ejemplo, con nuestra tarjeta X se pueden pagar hasta 60 000 € al mes.

Además, las tarjetas Qonto existen en formato virtual, igual de seguro y accesible desde la app que el formato físico, pero con la particularidad de que en formato virtual se puede disponer de una tarjeta inmediatamente y eliminarla luego en un clic. Las tarjetas virtuales son ideales para pagos y suscripciones por internet, por ejemplo.

Puedes abrir una cuenta Qonto en unos minutos, de forma completamente online, y empezar a operar (y a pedir tarjetas) en 24 horas. Elige el plan ideal para tu empresa aquí.

¿Qué es una tarjeta de crédito para empresas?

La gestión cotidiana de la mayoría de compañías implica la realización de inversiones y la ejecución de gastos para el cumplimiento de objetivos y compromisos, algunos de los cuales surgen de improviso. Y entre los diversos productos que los negocios tienen a disposición para gestionar sus finanzas, se encuentran las tarjetas de crédito empresariales.

Al disponer de este instrumento, los titulares de estas tarjetas disponen de un presupuesto concreto que les permite realizar los gastos necesarios para el efectivo desempeño corporativo. Ahora, dependiendo del tipo de negocio existe una tarjeta corporativo distinta, capaz de adaptarse a necesidades diversas. Estas constituyen un nicho dentro de los instrumentos de pago (crédito y débito), y están diseñadas para autónomos, pymes y grandes compañías. 

Estos instrumentos de crédito o débito para sociedades suelen ser utilizados por los encargados o propietarios para cubrir gastos de viaje, materiales y representación. Los comerciales también pueden hacer un gran uso de estas cuando necesiten moverse y pagar estancias por razones laborales. En general, sus usos suelen ser muy variados y dependiendo del tipo de negocio pueden ser usadas para financiar la compra de materiales e incluso para las labores de los propios empleados. 

Estos son los diferentes tipos de tarjetas de crédito o débito disponibles en el mercado:

  • Debito
  • Prepago
  • Crédito asociado

La modalidad débito o tarjeta corporativa es un instrumento respaldado por los fondos de tu empresa, por lo general disponibles en una cuenta corporativa. Esta modalidad te permite controlar inversiones y gastos y, gracias a los informes que ofrece, también podrás controlar quién realizó el gasto, cuándo y dónde. Como la transparencia de gastos siempre es bienvenida, este tipo de tarjeta suele utilizarse para dietas y gastos de representación. 

La modalidad prepago, conocida también como «recargable», te permite disponer de una cantidad específica, que dependerá del proveedor del servicio o las necesidades de tu negocio. Este tipo de tarjeta es recargable con efectivo o a través de la banca digital, en montos también limitados. De la misma forma, los retiros mensuales suelen estar sujetos a límites. 

Ahora, las tarjetas con crédito asociado son las tarjetas de crédito para empresa propiamente dichas. Estas se obtienen como añadido a la contratación de una cuenta para tu negocio, por lo que las posibilidades de esta modalidad están ligadas a las condiciones de la cuenta bancaria y, en ocasiones, al financiamiento recibido.

Este tipo de tarjetas para empresa suele ofrecer atractivas tasas de interés y beneficios como la disposición de efectivo en la red de cajeros, pago de servicios y suministros, así como tratos preferenciales expresados en descuentos, seguros para las compras y la posibilidad de disponer de varias tarjetas con condiciones de uso específicas. 

Ventajas de las tarjetas de crédito para empresa

Las tarjetas corporativas incorporan una serie de ventajas y beneficios adicionales que las distinguen de las tarjetas personales para particulares, y que les permiten adaptarse efectivamente a los requerimientos de cada negocio.

Poder acceder en tiempo real a los movimientos de cada tarjeta a través de la banca digital de la institución bancaria permite un control efectivo del uso que los empleados están haciendo de las tarjetas, lo cual garantiza la seguridad y agiliza los procesos internos de tu compañía o pequeño negocio. 

Asimismo, estas tarjetas para negocio suelen ofrecer seguros contra el fraude y/o seguros de viaje, lo cual resulta de gran utilidad en compras por internet, de cara a posibles fraudes en comercios físicos o para desplazamientos profesionales.

Ahora, veamos otras ventajas importantes de la tarjeta de crédito para una pyme: 

  • Emisión de un tarjeta para cada trabajador, que podrá personalizarse con un límite de pago distinto en función de la responsabilidad de cada empleado.
  • Acceso a facturas mensuales con el detalle de los gastos, incluyendo impuestos.
  • Seguros premium o básicos, según las necesidades de cada empresa o equipo

Además de fortalecer la seguridad y la gestión de tu negocio, los beneficios de las tarjetas corporativas incluyen el hecho de que tienen las mismas prestaciones que las tarjetas personales para particulares; por ejemplo los seguros para equipajes, accidentes o gastos clínicos en el extranjero (entre otros tipos de seguro). En el caso de las tarjetas Qonto, su seguro está especialmente pensado para cubrir las necesidades del empresario.

En el mismo sentido, las tarjetas con crédito asociado funcionan como las particulares, dado que puedes amortizar lo gastado al comenzar cada mes, o puedes realizar pagos mensuales sumando el respectivo pago de intereses. Un ejemplo de crédito para negocio lo tenemos en la serie business de Mastercard, que ofrece las tres modalidades analizadas: debito, prepago y crédito. 

Recomendaciones para solicitar tarjeta de crédito para empresa

 

Cuando llega el momento de solicitar tarjeta de crédito empresarial es importante considerar algunos factores, que siempre dependerán del tipo de negocio que diriges y de la etapa de desarrollo en que se encuentra. 

Por eso, si ya abriste tu cuenta corporativa y ya tienes tiempo con tu compañía, es importante que analices la etapa en que se encuentra tu empresa. Dada la utilidad de estos tarjetas y las prestaciones que ofrece, es importante que tu negocio haya alcanzado la estabilidad suficiente para que puedas beneficiarte al máximo de ellos.

Otros factores a tomar en cuenta al momento de solicitar tarjeta de crédito para empresa: 

  • Acceso a la información: si eres el dueño de tu compañía querrás disponer de un sistema que te permita hacer un seguimiento efectivo de los movimientos de flujo de caja. La serie business de Mastercard facilita el seguimiento de los movimientos de tu negocio, favoreciendo la seguridad y el control. 

  • Flexibilidad: como vimos, es importante que el sistema que escojas te brinde la adaptabilidad suficiente para adaptar cada tarjeta a su titular y establecer distintos límites y permisos.

  • Comisiones: entre todas las posibilidades, es probable que quieras escoger aquella que no implique el pago de comisiones o que aplique la menor cantidad posible. Los requisitos relacionados con comisiones o con la ausencia de ellas varían en función de cada tipo de tarjeta.

Evalúa las distintas posibilidades y mejora tu negocio escogiendo las mejores tarjetas de crédito o débito para pequeñas empresas.

Abre una cuenta de empresa online en 15 minutos

Pide más de 10 tarjetas físicas y virtuales para tus empleados y gestióna tus finanzas fácilmente desde la aplicación de Qonto.

Abrir una cuenta

Puede que también te interese...