Crear una SL online en tan solo 3 días

Lanza tu empresa online de forma sencilla

✓ Sin necesidad de avanzar el capital social

✓ Solo necesitarás 2 llamadas y 1 visita al notario

image

Más de 58 000 emprendedores han creado su empresa con Qonto

Ratings image Ratings image

Tu empresa lista en 4 días

Qonto te ayuda en 3 sencillos pasos

Crear mi empresa
01

Iniciamos el proceso

✓ Nuestros expertos te asesoran
✓ El notario hace la petición de nombre de la sociedad
✓ El Registro Mercantil la revisa

02

Redactamos los estatutos

✓ Nuestro equipo prepara la escritura
✓ Se firma ante notario
✓ Te damos un NIF provisional

03

¡Empresa creada!

✓ Abrimos tu cuenta Qonto para que transfieras el capital social
✓ Te confirmamos tu NIF definitivo
✓ Te guiamos para que empieces a operar

Crear mi empresa

¿Por qué crear una empresa con Qonto?

Una solución rápida y eficaz

Aprovecha nuestros packs y ahorra hasta 133 € en los gastos de creación de empresa

Nuestros servicios incluyen los honorarios de notaría, el coste del Registro Mercantil, el alta de tu negocio y la cuenta empresa Qonto

Las principales características de una Sociedad Limitada

¿Qué es una SL?

¿Cuál es el capital mínimo?

Crear una SL online

Crear una SL presencial

Una Sociedad Limitada (SL) es una sociedad de personas en la que la responsabilidad de los socios se limita a la cantidad monetaria aportada. A su vez, esta responsabilidad es solidaria entre los miembros de la misma SL y limitada al capital aportado. Esto significa que los socios de una misma sociedad no tendrán necesidad de responder ante las deudas con su patrimonio personal.

Es una de las diferentes formas jurídicas por la que puedo optar una empresa, y también puede ser llamada Sociedad de Responsabilidad Limitada o SRL. A diferencia de otras formas jurídicas, como por ejemplo la Sociedad Anónima (SA), no es necesario garantizar el pago de gastos y compromisos con los acreedores con derechos de patrimonio propios. Precisamente debido a ello, es la más extendida entre las sociedades de capital.

A su vez, tampoco hace falta que existan muchos socios para constituir un negocio bajo este esquema laboral. De hecho, existen fórmulas de un solo emprendedor como, por ejemplo, las conocidas como unipersonales.

El capital social es la aportación mínima obligada por la ley que todo socio capitalista de una sociedad de responsabilidad limitada debe realizar para la constitución de la empresa como tal. Una vez obtenido el certificado del nombre de tu negocio, podrás acudir al banco para abrir una cuenta a nombre de tu empresa en la que ingresar el capital requerido. Su valor mínimo es de 3000 euros, y no existe un límite máximo.

Debes hacer el ingreso de forma íntegra en una cuenta de empresa asociada a tu negocio. Una vez el banco haya obtenido el capital social mínimo, obtendrás un certificado con el que deberás acudir a la notaría. Una vez presentes tu alta en Hacienda y las escrituras de la empresa, podrás utilizar estos 3000 euros que has invertido y utilizarlos para tus negocios.

La regulación de las sociedades limitadas se basa en la Ley de Sociedades, regida por el Real Decreto Legislativo 1/2010, de julio. Según este artículo, el capital se divide en participaciones sociales y puede aportarse en dinero o en bienes para la empresa.

Hay que tener en cuenta que no en todas las sociedades es necesario aportar un monto social mínimo. En el caso de la Sociedad Limitada de Formación Sucesiva, por ejemplo, no existen mínimos legales.

Puedes crear tu Sociedad Limitada de forma totalmente online, evitando desplazarte para abrir tu cuenta de nueva empresa o para depositar el capital social. La única visita que no podrás evitar será a la notaría. De hecho, si decides realizar el proceso en línea, lo podrás completar en tres o cuatro días.

Para crear una SL a través de internet tendrás que completar los siguientes pasos:

1. Determina la forma jurídica de tu empresa y elige si será una Sociedad Limitada, una Sociedad Anónima o una Cooperativa.

2. Obtén la Certificación Negativa a través del Registro Mercantil Central para acreditar que no existe ninguna otra sociedad que lleve el mismo nombre de tu negocio.

3. Deposita el capital social en una cuenta a nombre de tu empresa.

4. Obtén el NIF o Número de Identificación Fiscal a través de la Agencia Tributaria. Será necesario que presentes el modelo 036, una copia de los estatutos y la escritura de constitución. Con todo esto, obtendrás un NIF provisional con el que podrás operar hasta que, como máximo seis meses después, te sea concedido el NIF definitivo.

5. Crea la sociedad ante notario. Todos los socios del negocio deberán firmar la escritura pública.

6. Inscribe la empresa en el Registro Mercantil Provincial pertinente para obtener la competencia jurídica.

7. Solicita el alta en el IAE (Impuesto sobre Actividades Económicas) en la Agencia Tributaria y deja constancia de la actividad empresarial de tu negocio.

8. Legaliza en el Registro Mercantil Provincial los libros de sociedades como el libro diario, el libro de cuentas anuales y el libro de inventarios.

9. Registra los signos distintivos de tu empresa (frases, imágenes, símbolos o palabras) en la Oficina Española de Patentes y Marcas.

La creación de una SL de forma presencial (y no online) implica llevar a cabo una sucesiva serie de pasos:

1. Registrar el nombre de la nueva empresa. Este trámite se lleva a cabo en el Registro Mercantil de la ciudad donde el negocio va a operar. En esta entidad, se te otorgará la Certificación Negativa del Registro Mercantil Central, un documento que verifica que no existe otra sociedad con un nombre igual a la tuya.

2. Abrir una cuenta bancaria para tu empresa. Es preciso acudir a un banco para abrir una cuenta en la que depositar el capital social inicial. Este es también el momento adecuado para solicitar el certificado de titularidad del banco, que te servirá para realizar trámites futuros.

3. Redactar los Estatutos Sociales. El socio o los socios deben redactar los Estatutos Sociales. El contenido de este documento establece cuáles serán las normas que regirán a la empresa.

4. Firmar la escritura pública de constitución. Tras revisar la documentación personal de los socios y de la empresa y comprobar que las aportaciones de capital social están depositadas en el banco, un notario registrará el acta del negocio constituido.

5. Solicitar el NIF y el alta en el IAE. Los socios deberán presentarse en Hacienda para solicitar el Número de Identificación Fiscal (NIF) temporal (después de constituir la empresa, podrán tramitar el NIF definitivo), así como el alta en el Impuesto de Actividades Económicas. También deben efectuar una declaración censal del Impuesto sobre el Valor Añadido.

6. Inscribir la Sociedad Limitada. Por último, es necesario acudir nuevamente al Registro Mercantil para dar de alta a la empresa constituida.

Las principales características de una Sociedad Limitada

¿Qué es una SL?

Una Sociedad Limitada (SL) es una sociedad de personas en la que la responsabilidad de los socios se limita a la cantidad monetaria aportada. A su vez, esta responsabilidad es solidaria entre los miembros de la misma SL y limitada al capital aportado. Esto significa que los socios de una misma sociedad no tendrán necesidad de responder ante las deudas con su patrimonio personal.

Es una de las diferentes formas jurídicas por la que puedo optar una empresa, y también puede ser llamada Sociedad de Responsabilidad Limitada o SRL. A diferencia de otras formas jurídicas, como por ejemplo la Sociedad Anónima (SA), no es necesario garantizar el pago de gastos y compromisos con los acreedores con derechos de patrimonio propios. Precisamente debido a ello, es la más extendida entre las sociedades de capital.

A su vez, tampoco hace falta que existan muchos socios para constituir un negocio bajo este esquema laboral. De hecho, existen fórmulas de un solo emprendedor como, por ejemplo, las conocidas como unipersonales.

¿Cuál es el capital mínimo?

El capital social es la aportación mínima obligada por la ley que todo socio capitalista de una sociedad de responsabilidad limitada debe realizar para la constitución de la empresa como tal. Una vez obtenido el certificado del nombre de tu negocio, podrás acudir al banco para abrir una cuenta a nombre de tu empresa en la que ingresar el capital requerido. Su valor mínimo es de 3000 euros, y no existe un límite máximo.

Debes hacer el ingreso de forma íntegra en una cuenta de empresa asociada a tu negocio. Una vez el banco haya obtenido el capital social mínimo, obtendrás un certificado con el que deberás acudir a la notaría. Una vez presentes tu alta en Hacienda y las escrituras de la empresa, podrás utilizar estos 3000 euros que has invertido y utilizarlos para tus negocios.

La regulación de las sociedades limitadas se basa en la Ley de Sociedades, regida por el Real Decreto Legislativo 1/2010, de julio. Según este artículo, el capital se divide en participaciones sociales y puede aportarse en dinero o en bienes para la empresa.

Hay que tener en cuenta que no en todas las sociedades es necesario aportar un monto social mínimo. En el caso de la Sociedad Limitada de Formación Sucesiva, por ejemplo, no existen mínimos legales.

Crear una SL online

Puedes crear tu Sociedad Limitada de forma totalmente online, evitando desplazarte para abrir tu cuenta de nueva empresa o para depositar el capital social. La única visita que no podrás evitar será a la notaría. De hecho, si decides realizar el proceso en línea, lo podrás completar en tres o cuatro días.

Para crear una SL a través de internet tendrás que completar los siguientes pasos:

1. Determina la forma jurídica de tu empresa y elige si será una Sociedad Limitada, una Sociedad Anónima o una Cooperativa.

2. Obtén la Certificación Negativa a través del Registro Mercantil Central para acreditar que no existe ninguna otra sociedad que lleve el mismo nombre de tu negocio.

3. Deposita el capital social en una cuenta a nombre de tu empresa.

4. Obtén el NIF o Número de Identificación Fiscal a través de la Agencia Tributaria. Será necesario que presentes el modelo 036, una copia de los estatutos y la escritura de constitución. Con todo esto, obtendrás un NIF provisional con el que podrás operar hasta que, como máximo seis meses después, te sea concedido el NIF definitivo.

5. Crea la sociedad ante notario. Todos los socios del negocio deberán firmar la escritura pública.

6. Inscribe la empresa en el Registro Mercantil Provincial pertinente para obtener la competencia jurídica.

7. Solicita el alta en el IAE (Impuesto sobre Actividades Económicas) en la Agencia Tributaria y deja constancia de la actividad empresarial de tu negocio.

8. Legaliza en el Registro Mercantil Provincial los libros de sociedades como el libro diario, el libro de cuentas anuales y el libro de inventarios.

9. Registra los signos distintivos de tu empresa (frases, imágenes, símbolos o palabras) en la Oficina Española de Patentes y Marcas.

Crear una SL presencial

La creación de una SL de forma presencial (y no online) implica llevar a cabo una sucesiva serie de pasos:

1. Registrar el nombre de la nueva empresa. Este trámite se lleva a cabo en el Registro Mercantil de la ciudad donde el negocio va a operar. En esta entidad, se te otorgará la Certificación Negativa del Registro Mercantil Central, un documento que verifica que no existe otra sociedad con un nombre igual a la tuya.

2. Abrir una cuenta bancaria para tu empresa. Es preciso acudir a un banco para abrir una cuenta en la que depositar el capital social inicial. Este es también el momento adecuado para solicitar el certificado de titularidad del banco, que te servirá para realizar trámites futuros.

3. Redactar los Estatutos Sociales. El socio o los socios deben redactar los Estatutos Sociales. El contenido de este documento establece cuáles serán las normas que regirán a la empresa.

4. Firmar la escritura pública de constitución. Tras revisar la documentación personal de los socios y de la empresa y comprobar que las aportaciones de capital social están depositadas en el banco, un notario registrará el acta del negocio constituido.

5. Solicitar el NIF y el alta en el IAE. Los socios deberán presentarse en Hacienda para solicitar el Número de Identificación Fiscal (NIF) temporal (después de constituir la empresa, podrán tramitar el NIF definitivo), así como el alta en el Impuesto de Actividades Económicas. También deben efectuar una declaración censal del Impuesto sobre el Valor Añadido.

6. Inscribir la Sociedad Limitada. Por último, es necesario acudir nuevamente al Registro Mercantil para dar de alta a la empresa constituida.

Qonto te ayuda a crear tu empresa y también a gestionarla

Optimiza tu gestión financiera

Tarjetas físicas y virtuales

Crea tantas tarjetas físicas y virtuales como necesites para tu cuenta de empresa y establece límites entre 20 000 € y 60 000 €. Fija límites de pago específicos para los diferentes miembros de tu equipo y pídeles que asocien sus recibos a través de la app.

Descubre Qonto Connect

Conecta tu cuenta con herramientas de contabilidad y gestión acorde a las necesidades de pymes y autónomos: Billage, Txerpa, Slack... Gana tiempo dándole acceso a tu contable en modo lectura para que consulte y exporte la información que necesite.

Gana tiempo y concéntrate en tu negocio gracias a Qonto

1 mes gratis - Sin permanencia

Lo que necesitas saber sobre una Sociedad Limitada

¿Qué tipos de sociedades mercantiles existen?

En nuestro país, tal y como recoge la Cámara de Comercio, existen cuatro tipos principales de sociedades mercantiles (cada una de ellas con características distintas y adaptada a diversas necesidades).

SOCIEDAD ANÓNIMA. El capital, dividido en acciones que se pueden transmitir con libertad, se constituye a partir de las inversiones de socios que no tienen obligatoriedad de responder de las deudas sociales.

SOCIEDAD COLECTIVA. Son sociedades de carácter personalista en las que no se limita el número de socios y donde la gestión de los capitalistas es directa (es decir: se hacen cargo solidariamente de las acciones del negocio).

SOCIEDAD COMANDITARIA. Variante de la Sociedad Colectiva en la que conviven dos tipos de socios: socios colectivos con responsabilidad ilimitada y socios comanditarios con responsabilidad limitada.

SOCIEDAD DE RESPONSABILIDAD LIMITADA. Sociedad mercantil en la que el empresario no responde personalmente, con su patrimonio, por las deudas de la empresa. La responsabilidad se limita, por tanto, a aportaciones bajo la forma de participaciones.

¿En qué casos es conveniente crear una Sociedad Limitada?

Son varias las situaciones en las que te puede interesar crear una SL: 

- Necesidad de inversiones importantes.

- Montante alto de beneficios.

- Nivel elevado de deuda. En caso, por ejemplo, de que la deuda supere las capacidades en función de las participaciones de los miembros.

- Por necesidades impuestas por la competencia, que suele usar esta forma empresarial.

- Porque las Administraciones Públicas sean un cliente habitual.

- Por obligaciones de tipo legal.

¿Cuáles son las ventajas de la Sociedad de Responsabilidad Limitada?

1. Para poder poner en marcha tu negocio de forma legal debes aportar un capital mínimo más pequeño (3000 €) que en otros tipos de sociedades. Claro que esta condición también puede formar parte de uno de sus peores inconvenientes, ya que esta cantidad mínima puede ser insuficiente para desempeñar su actividad.

2. Se basa en la responsabilidad limitada de los socios, sin que exista implicación alguna en el patrimonio personal de cada uno de ellos.

3. La transmisión de los participantes también será limitada y contarán con un derecho de suscripción preferente ante el abandono de uno o varios de sus miembros.

4. Los trámites para constituir la sociedad son más sencillos y su funcionamiento no es tan complejo.

5. Sus socios deberán desembolsar el 100 % del fondo mínimo exigido desde el primer momento.

6. Es posible crear una sociedad unipersonal con un solo socio, salvo que se trate de una cooperativa.

7. Las aportaciones pueden ser en dinero o bienes sin que sea preciso un informe experto ante las no dinerarias.

8. La imagen que se proyecta es más profesional y es posible acceder a ayudas y subvenciones varias.

¿Qué subvenciones hay para Sociedades Limitadas?

AYUDAS PARA DESEMPLEADOS. El programa nacional para emprendedores contempla 4 tipos de ayudas: 1. Ayudas para convertirse en autónomo de hasta 10 000 € dependiendo de cada Comunidad Autónoma; 2. Rebaja de hasta 4 puntos en el préstamo, limitado a 10 000 € (el 75 % de estos préstamos debe emplearse en el material físico necesario para el desarrollo de la empresa, a la que el autónomo deberá invertir al menos 5000 euros); 3. Subvención para asistencia técnica cuya cuantía constituirá las 3/4 partes del coste total de los servicios (se podrá obtener 2000 € como máximo; y 4. Subvención para formación (como la anterior, pero con la diferencia de que el máximo será de 3000 €).

CAPITALIZACIÓN DEL PARO, también conocido como pago único por desempleo. Para optar a él, el emprendedor debe tener, como mínimo, 3 meses de plazo de prestación por desempleo en la Seguridad Social. No puede haber recibido esta ayuda en los cuatro años anteriores a su solicitud. El inicio de la actividad empresarial, por la cual solicita el pago, no puede ser anterior a la formalización de la solicitud. Deberá iniciarse, a más tardar, un mes después de solicitar la ayuda.

AYUDAS PARA MUJERES EMPRENDEDORAS. Existen tres programas para mujeres emprendedoras: 1. Programa para aquellas mujeres que viven en una zona rural; 2. Programa Innovatia 8.3 para fomentar la creación de empresas los sectores científicos y tecnológicos; y 3. Programa de soporte a empresarias, dirigido a emprendedoras que tengan un plan de negocio nuevo, aunque también vale si quieres ampliar o actualizar tu empresa.

SUBVENCIONES PARA JÓVENES. Para poder obtener estas ayudas no puedes tener más de 40 años. La pyme debe de estar dada de alta con una antigüedad de 2 años a fecha de solicitud. La actividad se debe desarrollar en el país, quedando fuera el sector financiero y el inmobiliario con limitaciones. El importe va desde los 25 000 € hasta los 75 000 €.

AYUDAS PARA EMPRESAS INNOVADORAS. Su actividad está basada en el uso de la tecnología o conocimientos técnico específico para explotar sus servicios. Se les hace una reducción fiscal de hasta el 60 %. La inversión en investigación debe de ser del 15 % de los gastos totales durante un año antes de la concesión de la subvención

¿Qué es el CIRCE? ¿Y el DUE? ¿Y el Acta Notarial?

CIRCE. Cuando fundes tu empresa, esta estará compuesta por el nombre completo del dueño o uno de los compañeros del negocio y un código alfanumérico que irá seguido por las siglas SL (Sociedad Limitada). A este código se le llama CIRCE, y con él facilitaremos el proceso de obtención de la denominación social de forma totalmente online.

DUE. Para la constitución de los negocios online es necesario rellenar un formulario: el Documento Único Electrónico (DUE). Si te informas bien, tú mismo puedes completar el proceso a través de la red. Aun así, si necesitas más ayuda, siempre puedes dirigirte a un Punto de Atención al Emprendedor (PAE), donde se encargarán de poner en marcha la creación de tu Sociedad Limitada. Recuerda que también puedes crear una SL online con Qonto y te ayudamos con todo el proceso a la hora de montar tu negocio a través de internet.

Acta Notarial. Este será el trámite más importante de todos, ya que sin el Acta Notarial los hechos no constarán y no podrás acometer la fundación de tu empresa. Una vez completado el DUE, lo único que queda es acudir a la cita con el notario pertinente para aportar dos documentos: el certificado de aporte de capital social y la Certificación Negativa de la denominación social obtenida previamente. Para las sociedades con un capital social no mayor a 3.100 euros, se aplicarán los aranceles registrales y notariales que establece el Real Decreto Ley 13/2010.

Recomendaciones para empezar con buen pie

Al inicio de un negocio, es habitual que los costes de gestión se disparen y los cobros tarden en llegar. Aun así, es importante tener en cuenta que los costes de inversión totales no deben superar en ningún caso la financiación obtenida. Aquí tienes varios consejos para sobrevivir después de crear una SL:

1. Calcula bien qué gastos va a tener la actividad. Además, recuerda que no es necesario recurrir a un banco para financiarse. Un ejemplo: el pago aplazado a los proveedores también puede resultar útil. Además, conviene no deja transcurrir mucho tiempo entre las ventas y los correspondientes cobros. Si es necesario, solicita pagarés a tus clientes.

2. Vigila los costes fijos. Algunos emprendedores dan una gran importancia a los costes fijos. Sin embargo, aunque es cierto que pueden ser una carga importante, no afectan por igual a todos los negocios. No es lo mismo una actividad que requiere un local céntrico con un alquiler alto que otra que depende de la fluctuación del precio de las materias primas.

3. La importancia de hacer simulaciones. Si quieres saber cómo va a ser tu empresa, qué gastos y qué ingresos vas a tener cada mes o cuántos clientes, lo mejor es que hagas algunas simulaciones antes de empezar a montar tu negocio. Las simulaciones te proporcionarán la seguridad que necesitas. Las dos preguntas que conviene hacer cada vez son: “¿mi negocio es viable si…?” y “¿habrá suficiente dinero en mi caja para...?”. Si las respuestas son afirmativas, se puede abrir con la seguridad de que todo va a salir bien.